“Renuncié a él y, con ello, al falso amor que me ofrecía”

Un fin de semana de verano salí con mis amigas a una fiesta. Allí conocí a una persona que me hizo entender lo valiente y fuerte que una mujer debe ser ante ciertas situaciones, que me ayudó a descubrir que en mi corazón existe un anhelo muy grande de amar y ser amada de verdad. Lo que buscaba yo no era algo pasajero y efímero, sino algo más que eso: algo eterno, para siempre. Él me invitó a bailar, conversamos durante toda la noche y luego me enteré de que vivía al frente de mi casa, aunque nunca lo había visto. Todo me parecía extraño y fue lo que me llevó a seguir viéndolo en los siguientes 4 meses, con lo que creció una amistad muy especial entre él y yo.

Después de formar una amistad decidimos dar un siguiente paso: ser enamorados. Fue a partir de entonces que empezaron a darse situaciones que me hacían cuestionar mi modo de pensar, de ver las cosas, y empecé a sentir la necesidad de tener a Dios en el centro de mi relación y en el centro de mi vida. Mi enamorado compartía también mi pensamiento, así que me ayudó. Fueron pasando los meses y yo me acercaba cada vez más a Dios, lo conocía más, lo amaba cada vez más, empezaba a dejar mi vida plenamente en sus manos.

Pero en cuanto a mi enamorado, poco después empezó la Universidad y su forma de pensar y de actuar cambió.

En ese tiempo noté que nuestra relación de más de un año empezaba a ser otra. Ya no existía en él la misma ternura o amor puro que yo con nostalgia recordaba, sino que todo empezó a ponerse gris y las conversaciones poco a poco eran más vacías. También empezamos a buscar momentos para estar solos, dándonos besos que nos llevaban a tener tocamientos que hacían sentirme otra.

A principios de Junio tuve la oportunidad de conocer La Opción V. Empecé a leer acerca de la castidad y me dije a mí misma que con Dios todo lo podía y, con alegría, acepté el valiente reto de prepararme para hacer una promesa de castidad. Luego de tomar esta decisión lo primero que hice fue comentárselo a mi enamorado, pues evidentemente no sería fácil mantenerme pura de corazón, de mente y cuerpo sin su ayuda. Yo esperaba su apoyo, sin embargo su respuesta nunca la esperé. Me dijo que no lo haría, que para él el sexo y el placer eran fundamentales en la relación, porque “así se mantenía vivo el amor”.

Cuando me dijo eso, me di cuenta que la relación no podría seguir así, pues tarde o temprano yo tendría que ceder a su concepto de “amor” y renunciar a mis propios ideales. Luego de un mes de hablar muchísimo con él sobre “el tema”, de exponerle las razones por las que pensaba que la castidad era el camino para que el amor se hiciese más fuerte entre nosotros, decidí terminar la relación porque él no quiso renunciar a su concepto de “amor” por amor a mí.

Aunque me costó mucho, optar por la castidad fue lo mejor, lo más sensato y lo más sano para mí misma, porque no estaba siendo yo misma. Renuncié a él y con ello al falso amor que me ofrecía. Sabía que el camino desde ese día en adelante no sería fácil, pero que con Dios todo sería posible, y ¡sí que lo es! He tenido que ser fuerte, firme y muy valiente para vivir desde ese día en contra de la corriente. De todo esto he aprendido mucho y he salido fortalecida.

Hoy tengo la certeza de que terminar con él, mantenerme firme y aferrarme a mis anhelos fue la mejor decisión que pude tomar. Ahora sé quién soy y, aunque fue difícil curar mis heridas, lo pude hacer, porque fue el Señor quien me sanó cuando volví a sus brazos.

Romina, 17 años, Perú.

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog -a menos que sean tomadas de otra fuente- son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V