“No me gustaría arruinarlo todo por algo del momento.”

“Con Dios nada es imposible,
mucho menos la Castidad.”

¡Hola! Me gustaría compartir con ustedes mi testimonio:

Mi enamorado y yo somos católicos y nuestras familias nos formaron con la idea de vivir la castidad, esperando hasta el matrimonio. Nosotros entendimos el mensaje perfectamente, así que cuando empezamos una relación fue algo que lo teníamos muy en claro. A pesar de que llegaron los momentos de tentación, , con la fortaleza que Dios siempre nos da, hemos logrado decirle que NO a todas esas tentaciones.

A los 4 meses de noviazgo, decidimos hacer una promesa de mantenernos castos y puros, entregando nuestra virginidad en el matrimonio, además de conocernos más en esta etapa tan hermosa y significativa del noviazgo. Aunque las tentaciones siempre vienen, nos hemos mantenido firmes y fuertes con nuestra decisión.

De verdad les aconsejo que, si quieren vivir la Castidad, es importante que haya mucha  oración y que vivan los sacramentos  para que se fortalezcan y sean aun más conscientes de sus anhelos.

Recuerden, además, que el cuerpo refleja el interior. Si tú te mantienes limpio de corazón, tu cuerpo lo reflejará de inmediato. Tú, mujer, eres la que pones los límites, pues “los hombres llegan hasta donde las mujeres lo permiten”; por eso, debes siempre hacerte respetar y no dejar pasar ningún acto que sabes que no viene del amor.

Mi enamorado y yo vivimos un amor puro y te puedo decir con certeza que no nos aburrimos, pues nuestro amor se ha vuelto más creativo, pues buscamos a ser diferentes cosas siempre.  Yo tengo la gran esperanza de que algún día, si así Dios lo quiere, me casaré con él.  Al pensar en eso, reflexiono y me doy cuenta que no me gustaría arruinarlo todo por algo del momento.

¡Esperar te ayuda a demostrar el amor que tienes por el otro!

Virginia, 18 años, Argentina.

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V