“Mi enamorado me contagió el VPH”

Hace poco descubrí cosas extrañas en mi cuerpo, empecé a asustarme, pues no sabía y la verdad, hasta hoy no sé qué hacer.

Llevo un año y medio con mi pareja, y lo llamo así porque por malas decisiones nos adelantamos, adelantamos un hermoso futuro por una emoción pasajera. La verdad, me arrepiento de haber tomado la decisión en el momento equivocado.

Han pasado unos días desde que por primera vez visité al ginecólogo. Desde ese día siento un gran temor, algo por lo que no me gustaría que nadie pasara, pues al haberme revisado él me preguntó muchas cosas, entre ellas, cuántas parejas había tenido, si ya había tenido problemas antes y muchas cosas así. ¡Yo quedé espantada!

Al ver mi cara de indignación y mis ganas de llorar el médico solo atinó a callar y esperar que yo dijera algo. Le dije que solo tenía 19 años, y que tengo una sola pareja. Entonces me dijo que si mi pareja había tenido parejas antes, que yo había sido contagiada con el VPH, que tenía dos infecciones muy avanzadas, que es posible que tenga más incluyendo Gonorrea y VIH. Al escuchar esto solo empecé a llorar, le hice muchísimas preguntas al médico. Él me mandó hacer cauterizaciones, análisis, ecografías, Papanicolaou, me dio una receta muy grande de medicamentos que debía tomar, al igual que mi pareja.

Mi pareja, en cambio, no tiene ni síntomas ni evidencias de enfermedad alguna. Así suele pasar: los hombres son portadores de muchas ETS y las mujeres las afectadas.

Desde ese día no soy la misma, no logro conciliar el sueño, he visto truncadas mis metas, pues por solo tomar una decisión en el momento equivocado estoy sufriendo consecuencias desagradables.

No soy quien para juzgar a mi pareja quien dice amarme, pero a veces pienso que si no hubiera cedido las cosas serían diferentes. Desde que él entró en mi vida, las cosas no han ido muy bien para mí. Él, en cambio, ha logrado grandes cambios en su vida. Yo lo acepté tal y como era, a pesar de todos sus defectos y de haberse relacionado con chicas que yo considero chicas malas. Vi en él a alguien especial, no me importó nada, tanto que olvidé los peligros que debería afrontar con el tiempo. Él, por su parte, no tenía ni idea de los peligros a los que estaba expuesto o me estaba exponiendo a mí por no vivir la castidad, y aunque ya haya pasado mucho tiempo, las terribles consecuencias se ven ahora. Nunca pensé que eso me afectaría.

Ahora los dos estamos sufriendo, buscando por mil medios, dinero para conseguir esos medicamentos tan caros que el seguro social no nos puede brindar, manteniéndolo en secreto de nuestros padres para evitar que nos separen, muy arrepentidos. Y, aunque tarde, nos hemos hecho un juramento después de todo esto: esperar hasta el matrimonio, vivir la castidad y poner a prueba que nuestro amor es verdadero.

Comparto mi caso porque no quiero que otras jóvenes sufran lo mismo que yo estoy pasando. Vivir la castidad nos libera de este tipo de consecuencias. Por favor, no piensen “a mí no me va a pasar”. No esperen a que esto pase cuando podemos evitarlo y disfrutar de nuestra etapa. Demostremos con la espera y el respeto que nuestro amor es verdadero.

E., 19 años. Testimonio escrito para La Opción V

Relacionados:

¿El “sexo seguro” protege de contraer una ETS?

Una mala decisión traerá dolorosas consecuencias

Promiscuidad del varón causa cáncer en las mujeres

 

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V, a menos que procedan de otra fuente. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

 

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V