“¡La Opción V ha cambiado mi vida!”

Los conocí hace más de un año. Yo estaba muy deprimida por ese entonces y no le encontraba sentido a mi vida. Resulta que a mí me educaron en la castidad desde chica y si bien he tenido algunos “resbalones”, nunca llegué a “caerme”. Una de las cosas que me preocupaba mucho era la soledad. Yo sabía que vivir la castidad era lo correcto, pero no la vivía con alegría porque sentía que me estaba privando de muchas cosas como, por ejemplo, tener amigos que les guste divertirse de determinada manera. Ahora, la verdad, es raro que los jóvenes se diviertan sanamente. Todos los chistes, todas las risas y conversaciones giran en torno al sexo. En resumen, yo me sentía anormal, demasiado diferente a todos los jóvenes. Es más, no me sentía joven porque no hacía todo lo que hacen ellos. Incluso mis amigos de la parroquia llevaban una vida alejada de la castidad, y eso me angustiaba muchísimo.

Otra cosa que me preocupaba era no haber tenido novio nunca, que el tiempo pase y yo siga estando sola. Aún así, no pensaba en renunciar a mi propósito de vivir la castidad por dos motivos: primero, a mí me inculcaron una educación que es la correcta y por nada del mundo iba a rebajar mis estándares; segundo, yo comencé a padecer anorexia y se me hacía impensable la idea de estar en intimidad con alguien. Me sentía horrible e indeseable, odiaba mi cuerpo, odiaba mi vida, odiaba ser tan diferente al resto e incluso comenzaba a odiar haber recibido tan buena educación porque me había condenado a vivir “como una monja”. Pero me consolaba pensando que aunque fuera igual que el resto NUNCA podría estar con alguien a causa de mi cuerpo tan poco “deseable” por los hombres.

En fin, una noche decidí buscar en YouTube la palabra CASTIDAD, “a ver si esa palabra todavía existía, o yo era el último eslabón de la cadena”, pensaba para mí misma. Para mi sorpresa encontré muchos videos, abrí uno y era de La Opción V en TV. ¡¡No lo podía creer!! ¡¡Esa noche descubrí que hay cientos de jóvenes que viven la castidad y yo pensando que era la última!! Que trabajen para difundir la castidad es increíble. Enseguida miré uno, y otro, ¡¡y creo que miré como 5 programas seguidos!! Estaba muy emocionada y desde ese momento me convertí en fiel seguidora de ustedes.

La Opción V ha cambiado mi vida porque me demuestra que no estoy yendo por el camino equivocado, que se puede ser alegre y divertido sin necesidad de decir chistes sexuales y tener conversaciones que manchan la pureza del corazón. Me ha enseñado a valorarme por lo que soy, a reconocer que en mí hay más belleza interior de la de que yo creo, y que es esa la que realmente debo mostrarle al mundo para lograr que alguien me ame por mi corazón y no por mi cuerpo.

Me alienta a seguir adelante saber que hay muchos jóvenes que piensan como yo, y que trabajan día a día para hacer que la sociedad mejore, porque la castidad no es meramente una cuestión física o sentimental,  sino que abarca todas las dimensiones del ser humano.

Hoy, ser parte de La Opción V es una de las elecciones más importantes de mi vida!! 🙂

T., 21 años, Argentina.

Testimonio escrito para La Opción V

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V, a menos que procedan de otra fuente. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

 

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V