“Estoy muyyyyy feliz, tengo problemas, tengo mil cosas… ¡pero estoy feliz!”

Sigo cada una de las iniciativas y publicaciones de La Opcion V, y los acompaño de corazón en esta misión. Tengo 25 años, soy virgen y he hecho la opción y promesa de esperar hasta el matrimonio para entregarle ese regalo a aquél que Dios tiene pensado para mí.

Además de seguir las publicaciones de LOV, he pensado mucho en este tema porque estoy leyendo un libro muy bueno que se llama la “Aventura de la castidad”. Quien lo escribe es una chica, y su historia es en verdad muy interesante. A mí me ha ayudado mucho. Les envío el link para que lean los comentarios hechos a este libro:

http://books.google.com.co/books/about/La_Aventura_de_La_Castidad_Encontrando_S.html?id=jMGSgTCQuEMC&redir_esc=y

Pero bueno, para hablarles un poco de mí, les cuento que estoy muy bien, muy feliz y tranquila. Estoy tan feliz con lo que Dios me ha dado, con lo que tengo, con lo que soy. Por fin, me he descubierto como alguien absolutamente valiosa, porque así me ha hecho Dios, porque en su infinito amor me ha pensado y me ha creado, y lo ha hecho con un amor supremo que a veces no logro ver, pero que sé que está ahí. Y pues, queriendo amarlo y reconocer mi gratitud por tanto amor, estoy esforzándome cada día por ser la mejor versión de mí misma, ser ese modelo inicial que Él pensó al crearme.

Yo tengo mil fallas y errores, pero ya no me doy tanto palo a mí misma por eso. Si caigo, me levanto, pido perdón a Dios, me sacudo el polvo y vuelvo a empezar con fuerzas renovadas!!!

Estoy muyyyyy feliz, tengo problemas, tengo mil cosas… ¡pero estoy feliz! Tengo la esperanza genuina de que pronto llegará lo que mi corazón anhela, y que ese amor verdadero dará verdaderos frutos de salvación. El mundo me grita que soy una tonta, mis pensamientos desesperanzados a veces también aportan su parte, pero a pesar de todo, prefiero creerle a la promesa de Dios. Y soy feliz cuando le creo a Él. He entendido que la confianza es también una decisión de la voluntad, al igual que el amor. Así que he decidido creer 100% en Dios, y que todo vendrá a su tiempo.

Le estoy escribiendo a mi futuro esposo en una agendita muy bonita, y le digo cuánto rezo por él, todo lo que ofrezco por su santidad y por la preparación de ambos para nuestro encuentro. Le digo todo lo que prometo ser para él y cuánto rezo porque nos reconozcamos mutuamente al conocernos… ¡y así estoy feliz!

Espero que este mi pequeño testimonio aliente a muchas que quizá andan desesperadas queriendo “atrapar el momento” o al “chico de sus sueños” restándole importancia a la espera. Tengan paciencia, recen por su futuro esposo, no apresuren las cosas y aprendan a esperar, que eso les traerá una paz y serenidad necesarias para saber reconocer a la persona que Dios tiene preparada para cada una y para prepararse a compartir toda la vida con esa persona.

¡Y no tengan miedo de ir en contra de la corriente y vivir también ustedes como yo la gran aventura de la castidad para conquistar el amor verdadero y eterno!

C.M., 26 años, Colombia.

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V