¿Enamorado a los 12? ¡Una preadolescente con las cosas claras!

¡Hola amigos de LaOpcionV! Tengo 13 años, y quiero contarles una historia. A fines de año del año pasado, cuando tenía 12, un chico de mi colegio me dijo para estar de enamorados y, aunque me gustaba el chico y me gustaba la idea, yo le dije que no estaba segura, que tenía que decírselo a mi mamá y que en la clausura del colegio le daría la respuesta. Es que yo tengo una comunicación muy buena con mi mamá, somos muy amigas, y pensé que si no le decía nada eso iba a dañar mi relación con ella.

Para esto quiero decirles que mi mamá es madre soltera, y que a ella le debo mi vida, no sólo por haberme concebido, sino por haberme defendido y sacado adelante cuando mi papá y mi abuelo paterno trataron de convencerla insistentemente para que me abortara. ¿Cómo romper mi relación con mi madre de tanto amor por ilusionarme con un chico? No había forma… Y bueno, de sus errores yo estoy aprendiendo…

Ya en la clausura, después de haber conversado con mi mamá y haber escuchado sus consejos, fui a hablar con él y le dije que estaba dispuesta a estar con él si él estaba de acuerdo con los siguientes “requisitos”:

 1. Teníamos los dos que estar dentro de los 10 primeros puestos, porque yo como su enamorada (que estaba entre esos puestos) debía animarlo para estar bien en los cursos y no bajar.

 2. Sólo estaríamos en el colegio, porque eso era suficiente y no saldríamos los fines de semana, ya que nos veríamos en los recreos de lunes a viernes.

 3. No podía dejar de lado a mis amigas, ya que él no sería el centro de la atención.

 4. No podíamos hacer cosas indebidas en el colegio, porque hay normas que prohíben las demostraciones de afecto entre parejas.

Le dije que si él cumplía esos requisitos podíamos estar, pero si no cumplíamos alguno, mi mamá me obligaría a terminar la relación.

Debo decir que para mí estos requisitos eran normales y por mí no había problema, pero cuando se los mencioné a él creo que se asustó un poco porque dijo que sí, que iba a estudiar (estaba bajo en sus notas), que se iba a esforzar, pero lo dijo en un tono de “oh, oh, ¡estoy en problemas!”.  Al ver su reacción me dije a mí misma que él no lo iba a tomar en serio. Por eso le dije que mejor esperásemos a regresar a clases luego de las vacaciones y que lo pensase en ese tiempo, y que yo lo haría también.

Cuando volvimos a hablar sobre eso luego de las vacaciones preferí no comprometerme con él, pues mi conclusión fue la misma: él no iba a tomar en serio las condiciones que le propuse.

Hoy, a mis 13 años, no estoy apurada en tener enamorado como muchas de mis amigas, que ya tienen enamorado simplemente por estar con uno. Yo me he hecho una lista con las características que espero de un chico, antes de comprometerme con él, y las que vieron mi lista me decían: “¡así nunca vas a conseguir esposo!” Y quizá sea verdad, pero tampoco no tengo por qué aceptar a cualquier chico simplemente porque me cae simpático, porque tiene una buena apariencia, o porque me dice para estar con él. Y bueno, para quien tenga la curiosidad de ver mi lista, y para que los chicos se preparen y estén a la altura, jeje, acá les comparto mi lista!

Bueno, inteligente, educado, sociable, amable, comprensivo, respetuoso, con alta autoestima, jovial, con buen gusto, romántico, amoroso, detallista, que sepa escuchar, que sea racional, sereno, delicado (que tenga tacto), estudioso, divertido, que se vista bien, que tenga buenos modales, que sea sincero, valiente, fiel, solidario, responsable, empeñoso, expresivo, que sea un buen católico, deportista (que no lleve una vida sedentaria), que no fume, que no tome (en exceso), que no tenga vicios, que no se drogue, emprendedor, que tenga moral, trabajador, que le gusten los niños, que no sea racista, que no sea muy pegado a la mamá, que le gusten los animales, que no agreda física ni emocionalmente a las mujeres, limpio, ordenado, caritativo, piadoso (o sea, que ame a Dios), considerado, que no sea tacaño, que sea creativo, extrovertido, que cada vez intente ser mejor persona…

Luego de compartirles mi larga lista de características que espero encontrar en quien sea mi futuro esposo (ya ven por qué me dicen que nunca voy a conseguir esposo? Jaja), no me queda más que decirle a mi futuro esposo que lo que yo espero de él, es lo que yo misma me estoy esforzando en poder ofrecerle!

María Guadalupe, 13 años, Perú, 2012.

* Este artículo ha sido revisado y aprobado para su publicación por la mamá de María Guadalupe.

** ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso, si tal es tu intención, de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

*** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de la LaOpcionV. Pueden ser difundidas libremente, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V