“Desde que sé que eres virgen, ¡quiero hacerlo contigo!”

“Quiero hacerlo contigo”

Un joven universitario de 21 años nos ha contado que se siente en una lucha muy fuerte. Él es virgen y gracias a La Opción V se ha comprometido a vivir la castidad, a esperar hasta el matrimonio para poder entregarse única y exclusivamente a quien va a ser su esposa. Sin embargo, en el camino se ha encontrado con algo inesperado. Todo empezó cuando una amiga de su salón, de su misma edad, muy simpática, empezó a hacerle una pregunta extraña:

Ella estaba con enamorado desde los 16. Ahora ya terminó con él, pero cuando todavía estaba con él un día me preguntó, como amiga, si era normal estar con alguien y soñar tener relaciones con otro. Yo le dije que la verdad no sabía, suponía que no estaba bien. Luego de eso ella siguió insistiéndome con esto de sus sueños y me dijo algo así como que con su enamorado lo había hecho muchas veces, pero ya se había hartado y que fácil quería algo más. Empecé a intuir que algo raro pasaba así que le pregunté de frente si es que no era yo con quien tenía esos sueños, porque aunque le decía que yo no era el indicado para ayudarla, me seguía contando. Me dijo que sí, que era yo, y que comenzó cuando le dije meses atrás que yo era virgen y le conté de mis anhelos y de mi propósito de vivir la castidad. Me dijo además que eso “la prendía”, y que quería hacerlo conmigo. Su argumentación era que “es normal”, que ella ya lo había hecho un montón de veces y que no habría compromiso.

Yo le dije que si no lo había hecho con mi enamorada, a la que sí amaba y respetaba, ¿cómo podría hacerlo con alguien “así no más”? Le dije que se respete y busque algo verdadero, no solo sexo, no solo placer. Le dije que estaba siendo muy egoísta porque ni siquiera buscaba mi bien, sino solo satisfacerse y yo no me iba a dejar utilizar para llenar ese vacío. También le dije que estaba confundida porque acaba de terminar con su enamorado, y que debería darse cuenta de lo valioso que es guardarse y poner el sexo en un segundo o tercer plano, que en primer lugar debía poner el amor. Finalmente le dije que si seguía con eso solo iba a terminar haciéndose más daño y que los chicos se iban a aprovechar de ella, que lo que estaba ofreciendo no era muy distinto a lo que uno haría con una prostituta, que los hombres se la van a llevar fácil mientras ella se va a apartar cada vez más del verdadero amor. No me quiso escuchar, lo tomaba a la broma, insistía en que no tenía nada de malo y que lo hacía porque le gustaba hacerlo, porque se sentía bien. Me dijo que me respetaba pero no estaba de acuerdo, y me dejó la ventana abierta como diciendo: “si cambias de opinión, ya sabes…”.

En verdad, esto me tiene tenso, perturbado, ¡porque el límite está ahí nomas y la tentación es fuerte! Estoy rezando mucho por ella y por mí. Nunca me había pasado algo así.

F. D., 21 años.

Testimonio escrito para La Opción V

Esta historia actual nos permite sacar algunas lecciones:

  1. La virginidad es una especie de trofeo que hombres o mujeres quieren arrebatarle a quienes son vírgenes. Lo mejor, si eres virgen, es no andar contándolo a los demás. Puedes hacértelo más difícil de lo que ya lo es, puedes “obsesionar” a alguien que no cejará hasta que obtenga lo que quiere, tan solo, robarte tu virginidad.
  2. Las mujeres han dejado de ser víctimas, ahora hay cada vez más mujeres que le hacen muy difícil a los jóvenes vivir la castidad. Eso no solo por el modo como se visten, por burlarse cruelmente de quienes quieren vivir la castidad, sino también porque literalmente “se regalan” y ofrecen de todo. ¿Cómo puede un hombre resistirse si una mujer le ofrece de todo y tan fácil? Si ya para un joven que tiene las cosas claras y se ha comprometido a vivir la castidad, a esperar hasta el matrimonio, la tentación es tan fuerte, ¿cómo va a resistir un joven que no tiene ese propósito? Ni siquiera le va a interesar… ¿Cómo lidiar con eso, si son cada vez más las que se ofrecen, las que se besan con cualquiera, las que quieren experimentar con uno y otro chico porque “le gusta” y porque “se siente bien”?

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V