“Cuando terminé de hablar, todos se quedaron mudos, pensando”

¡No tengamos miedo de hablar! ¡No tengamos miedo de ir contracorriente!

¡Hola a todos! Quisiera compartirles mi impactante experiencia en clase. Estoy en la Universidad, en 5to ciclo, y estudio comunicaciones. Uno de los cursos que llevo se llama Comunicación para las Organizaciones, trata sobre los comunicadores sociales y tiene que ver con la empresa y desarrollo.

El profesor siempre pone casos en los que tenemos que analizar y discutir cómo el estado, las empresas y la sociedad solucionan un problema. En esta ocasión planteó el caso de los embarazos adolescentes y cómo prevenirlos. Ustedes ya se imaginarán: todas las soluciones que daban eran en base al condón, y todos decían que como solución debía implementarse en las universidades y en los colegios su repartición gratuita.

Cuando escuchaba opinar a todos igual, como si les hubiesen lavado el cerebro, yo no pude aguantarme más, vencí mis nervios y alcé la voz diciendo que no estaban viendo más allá de “cómo prevenir los embarazos y tener sexo seguro”, que no estaban viendo cómo una chica puede sentirse, que no estaban mirando el corazón de la mujer, y que repartir condones no era la manera de solucionar el problema.

Luego seguí diciendo que a las compañías de condones no les interesa más que la rentabilidad de su producto, o sea, ganar dinero, y para ello presentan en la publicidad a las mujeres son como objetos de placer y fomentan el sexo. Cuando terminé de hablar un chico dijo “waoo”, y la gente se quedó muda, pensando. También mi profe se quedó mudo por un momento y luego me dijo: “sí, tienes razón, ¿y cuál es tu propuesta?” Yo me armé de valor y le dije: “¡optar por la castidad!” Con esta respuesta se hizo más silencio aún y el profe se quedó sorprendido. Luego dijo:

“sí, pero eso ya depende de cada chica y su educación, y cada uno tiene una forma diferente de haberse educado y los hombres están acostumbrados –me incluyo– a ver a las mujeres así. Admítanlo chicos. Y muchos hombres les dicen a la chica para tener relaciones y ellas caen”.

Los chicos medio que se avergonzaron, y una chica dijo: “pero cae la que es tonta, porque si no quieres, no pasa nada”. Yo le dije,

“sí, pero las mujeres no somos de hierro, cualquier mujer enamorada se entrega porque le cree al chico o cree que ‘eso es amor’ y tú dices eso porque a tu edad te das cuenta, pero las chicas de 12 o 13 años son muy ingenuas, y en general, muchas son ingenuas”.

Me da pena cómo todos piensan que la única solución a los embarazos adolescentes es la de repartir condones, pero también me he dado cuenta de que basta que uno hable con firmeza y convicción, con argumentos claros, para que muchos se queden callados, se cuestionen, incluso los adultos. Luego de esta experiencia, he decidido no quedarme callada. Quizá me vean como una “rara”, pero siento que he cuestionado a muchos, que los he hecho pensar, tomar conciencia de que el problema no se resuelve repartiendo condones en universidades y colegios, sino con una educación en valores, con una educación en la virtud de la castidad. Yo quiero ayudar a los chicos y chicas de mi universidad a que se den cuenta de que hay otro camino, y que ese camino –aunque exigente– es la verdadera solución a un problema que nunca dejará de ser problema por más condones que se repartan.

¡A todos los jóvenes que formamos parte de La Opción V los aliento a no tener miedo de hablar! La verdad, los hechos, la razón, todo está de nuestra parte. Si nos atrevemos, si somos cada vez más los que levantamos la voz, muchos se cuestionarán, muchos se sumarán, porque en el fondo saben que el “sexo seguro” no les da el amor que andan buscando. Si tú y yo hablamos con valentía, con el tiempo lograremos hacer un gran cambio en nuestra sociedad, ¡seremos parte de una revolución del verdadero amor!

Eli, 20 años, Perú.

Artículo relacionado: ¡Basta de silencios! ¡Gritemos al mundo entero que el Amor Puro es posible!

Testimonio escrito para La Opción V

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

 

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V