“Así nadie te va a querer”

Al leer los libros de Jason y Crystalina Evert (Amor Puro y Feminidad Pura), empecé a recordar cosas que me habían pasado, y también me puse a reflexionar sobre cómo era yo, si estaba en lo correcto o no, y por qué.

Recordé algo que me pasó hace poco, fue cuando estaba platicando con un “amigo” y me estaba contando sobre sus relaciones. De repente me dijo que ni él ni ningún otro hombre se fijarían jamás en alguien como yo, tan “aburrida”, que “sólo piensa en Dios y en ir a la iglesia”. Me dijo que como yo prefería más todo eso que estar en un antro divirtiéndome y pasándomela bien, y porque mis papás no me dejan salir más allá de las doce de la noche, soy “muy aburrida”. Finalmente, me dijo que me pusiera a pensar que qué tipo querría a “una mujer así”.

La verdad es que luego que me dijo todo eso me sentí muy mal, se me nublaron los ojos y lloré. ¡Me sentía tan insegura! En ese momento, le recé a la Virgen y le conté a mi familia lo que me pasaba, porque en verdad me sentía fatal.

Y sí, me puse a pensar mucho en eso. Además, en ese mismo momento yo tenía un amigo que siempre me invitaba a salir, a mí me parecía muy buena onda y lo invitaba a algunas de mis  actividades, por ejemplo, al albergue al que voy todos los sábados. ¡Es algo que me encanta! Yo le contaba todo lo que me pasaba y le llegué a decir que yo creía en la castidad, que esa era mi forma de vida, y es que él unos días antes me había dicho que él prefería “disfrutar de su soltería” y que le gustaría casarse mínimo a los 35 años.

Desde que le dije eso dejó de buscarme tanto como lo hacía al principio. Eso me hace pensar que detrás de su “amistad sincera” yo tan sólo era una de esas chicas con las que él quería “disfrutar” de su soltería.

Por esto y por lo que me había dicho mi otro “amigo”, me puse tan insegura que llegué a pensar que yo era la que estaba mal, que a lo mejor estaba siendo muy cerrada con mis ideas. Para colmo, en ese momento, también mi papá –buscando lo mejor para su hija– me decía: “hija, ya estás grande, ¿por qué no te buscas un compañero para que salgas los fines de semana?”

Así anduve confundida y a punto de ceder cuando llegó a mi vida La Opción V, ¡gracias a Dios! Al leer los testimonios y los libros de Jason y Crystalina me di cuenta que no era yo la que estaba mal, que aunque contracorriente lo que yo hacía y pensaba es lo correcto, es lo bueno. La Opción V llegó en el momento preciso para sacarme de mi confusión y afirmarme en mi decisión y opción de vida.

Ahora veo con mucha tristeza la realidad en la que vivimos. Mi hermana que es un año mayor que yo (yo tengo 18) me contaba el otro día que se había reunido con 3 de sus compañeras de la secundaria con las que más se llevaba, y que cada una le había contado de sus “aventuras”: en dos años una ya había tenido 4 hombres en su vida sexual, e incluso contaba que uno le había pagado un Motel de 25 dólares y que no cualquiera hacía eso, dándole a entender que era “todo un caballero” por pagárselo. La otra había estado como con unas 10 parejas sexuales, y su justificación era que lo había hecho para salir de la decepción y depresión que le había causado su primer novio. La tercera había tenido “relaciones” o lo más parecido a eso con otra mujer. Mi hermana incluso me decía que “¡en la secundaria habría metido las manos al fuego por que nunca iban a hacer esas cosas!”.

Lo único que puedo pensar es en qué momento cada una de ellas cedió por creer que nadie las iba a aceptar si no entregaban algo sexual y si no se entregaban ellas mismas, aunque eso significase tener que renunciar a su propia dignidad y rebajarse a sí mismas a nivel de un objeto sexual. ¡No puedo expresar cuánta pena siento cuando pienso en esas niñas y cuando veo a mis amigas que me dicen que aman a sus novios y que por eso se entregan a ellos!

Hoy es cuando más gracias le doy a Dios por haber salido a mi encuentro a través de La Opción V. Ustedes han sido su instrumento para cuidarme y afirmarme en mi propósito de vivir la castidad. Y así como ustedes, también yo quiero ayudar a otras a que no tengan que renunciar a su dignidad tan sólo porque les hagan creer que “nadie las va a querer si se hacen respetar”.

A.F., 18 años, México.

Artículo relacionado: “¿Por qué no te pones algo más pegado? ¡Se te ve poco femenina!”

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V, a menos que procedan de otra fuente. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V