“Nadie me había lastimado tanto como yo a mí misma, tomando la decisión equivocada”

¡Cuántas veces, solo por hacer “lo que todos hacen” y encajar en la multitud, terminamos haciéndonos mucho daño!

Hace muchos años me enamoré muchísimo de un hombre que para mí fue, por mucho tiempo, el hombre ideal. Me sentía bendecida por haber encontrado un amor así, sobre todo porque, aunque no compartíamos la misma religión, sus ideales de castidad y pureza eran los mismos que los míos.

Leer más

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V