¿Si tu enamorado (novio) te pide tener relaciones, quiere decir necesariamente que no te quiere?

RESPUESTA: No, no necesariamente, ya que el deseo sexual es algo muy humano y es parte de lo que somos como personas. Lo importante aquí es cómo controlamos ese deseo; un chico con buen corazón y que está sinceramente enamorado de una chica, por la influencia de los medios de comunicación, por la presión social, por “consejos” de amigos, por lo que se ve y se habla en ambientes escolares y públicos, así como por ignorancia en aspectos de afectividad y sexualidad, puede terminar pidiéndole a su enamorada que tenga relaciones porque realmente cree —equivocadamente—que así debe ser y que no tiene nada de malo.

Obviamente también existe el egoísmo en tu corazón, en el suyo y en el de todos nosotros. El egoísmo es el peor enemigo del amor verdadero, y muchísimas veces se filtra sin que nos demos cuenta. El egoísmo nos lleva a buscar antes nuestro propio beneficio que el bien de la otra persona. Tu enamorado puede pedirte tener relaciones sexuales “porque es amor”, y creyendo que “es para siempre”, cuando en el fondo están primando sus impulsos de momento o sus ideas, especialmente si te ha dicho que “no estoy de acuerdo con tu idea de esperar, pero te respeto”. Tú también puedes terminar pidiéndole tener relaciones creyendo que “esto nos va a unir más”, o porque sientes que “esto es amor” y porque “quieres regalarle lo mejor de ti misma para hacerlo feliz”, cuando en realidad lo que quieres es no quedarte sola, sentirte querida o valiosa para él, o solo porque de  pronto “tienes ganas”.

En resumen, tu enamorado puede tener la mejor de las intenciones y puede quererte de verdad, pero puede estar tan confundido como muchos jóvenes de hoy que piensan que el amor debe expresarse en el sexo sin tener que esperar hasta el matrimonio. En general los jóvenes, chicos o chicas, terminan buscando tener sexo más por ignorancia, por confusión, por presión o por egoísmo que por maldad.

Recuerda siempre que por más que te quiera y que lo quieras, lo mejor es decirle NO y hacerle entender que la castidad es necesaria para cuidar sus corazones y para que la relación entre ustedes madure. Una vez que el sexo entra en la relación antes del matrimonio, por más buena intención que haya tenido él o tú, todo cambia. Por parte del hombre, como dijo una vez un chico, “desde que lo hice, ya no miro su corazón como antes, ahora solo pienso en eso”. Y esto nos escribió una joven que a los 14 años fue permitiendo que el enamorado avance hasta tener sexo: “se volvió una relación enfermiza, llena de celos e inseguridades, ya no era amor, solo costumbre, hasta que él terminó engañándome con alguien más”.

Lo mejor y más exigente es saber esperar, pues sino, una linda relación se malogra. Si de verdad te ama, sabrá aceptar tu NO, esperar con paciencia todo el tiempo que sea necesario (hasta el Matrimonio) y te ayudará a juntos vivir la castidad.

Ahora, ¿cómo saber si el enamorado que te pide tener relaciones solo busca eso o de verdad te quiere y está confundido? La respuesta esté en la manera como reacciona ante tu NO. Si él sabe de tu deseo de esperar hasta el matrimonio y luego de un tiempo trata de “avanzar”, convencerte o presionarte para que cambies de opinión ya que “él no va a poder aguantar tantos años”, es señal de egoísmo. Si le dices que NO y se molesta, también es señal de egoísmo y engreimiento, porque está pensando primero en sí mismo y no en ti. Ojo, ¡hay algunos que te intentarán hacerte sentir que la egoísta eres tú por no darle tu cuerpo, cuando en realidad es al revés! Si le dices que NO y te termina, peor aún. Si ese es el caso, ¡no cometas el error que han cometido muchas: ir corriendo detrás de él y terminar cediendo tú a tus principios o ideales, solo “para hacerlo feliz a él dándole lo que más quiere: tu cuerpo”! Si te entregas por temor a perderlo, es que ¡YA LO HAS PERDIDO o que en realidad NUNCA “TE HA PERTENECIDO”!

Ahora bien, lo mejor será siempre antes de empezar una relación decirle las cosas claras, decirle que tú has decidido esperar hasta el matrimonio y que esperas que respete tu decisión y te ayude. Si él no está de acuerdo, entonces mejor no inicies esa relación, porque él va a buscar tarde o temprano que seas tú la que renuncie a su ideal y propósito. Si no está de acuerdo contigo y no te acepta así, sin pensarlo dos veces, por más que él te guste y te atraiga, dile que NO. Será duro decirle no a un chico por no estar de acuerdo contigo en esto, pero recuerda que será mucho más duro que te deje después de haberte entregado a él totalmente. Mejor sufrir ese momento, que pasará pronto, que sufrir luego por haberlo entregado todo y vivir dependiente de un chico que no supo respetarte.

Lo más hermoso y lo más bello será cuando un chico guarda el corazón de la chica y su cuerpo  y no la presiona para nada, porque entonces te estará poniendo a ti en primer lugar antes que a sí mismo. ¡Ese es el triunfo del amor!

Pero ojo, eso exige también de tu parte que tú lo ayudes, no solo diciéndole no, sino vistiéndote y tratándolo apropiadamente, con recato y pudor, para que no despiertes en él una mirada distinta hacia ti, un deseo o pasión que le será difícil controlar.

Finalmente te dejamos el testimonio de una chica que cedió a los requerimientos de su enamorado, para que tengas cuidado y no cometas tú los mismos errores!

«Hace una año y nueve meses comencé una relación con un chico mayor que yo. Él tiene 26 años y yo 20. Al inicio la relación fue muy bonita. Yo le hablaba de la idea que yo tenía sobre esperar al matrimonio, pero él no estaba de acuerdo conmigo. Me decía que eso era algo anticuado, un “tabú”. Pasaron aproximadamente 5 meses y el empezó a hablarme más del tema, a darme besos un poco más encendidos y a acariciarme más. No puedo negar que yo también sentí esa sensación de excitación, pero sabía que estaba mal. Él me decía que me amaba, que nunca me dejaría, que él era diferente a los demás… En una ocasión fuimos juntos a la casa donde vivía. No había nadie y fue ocasión para quitarnos la parte superior de la ropa. Luego es esa primera experiencia tuvimos más confianza y él ya no quería solo eso. En una ocasión tocamos el tema de por qué a mí me incomodaba que me tocara mucho y él me dijo que cuando estaba cerca mío él sentía ese deseo de tocarme cada vez más, y me dijo que lo mejor sería que él dejase de ser “meloso” conmigo, como él lo llamaba. También me dijo que lo mejor sería no vernos mucho, pero lo dijo en un tono como medio triste y molesto, y a mí me chocó eso. Me chocó que me dijera que dejaría de ser cariñoso conmigo por el hecho de dejar de sentir esas ganas de querer algo más, y esa idea a mi no me gustó. Yo quería que el dejase de pensar más en tener relaciones y que todo fuese como al inicio de la relación, o sea, tierno. Pero la única idea que tuve fue tomar la decisión de darle lo que él quería para que él se sintiese feliz a mi lado, y así, el día de su cumpleaños, yo lo llevé a un hotel. Debo decir que algo en mí se negaba rotundamente a eso, pero por otro lado era la idea de hacerlo feliz (y no quedarme yo sin él). Finalmente llegamos a ese lugar y cuando estuvimos solos, me arrepentí en el alma pero para dar marcha atrás ya era muy tarde» (la historia continua, y solo ha ido de mal en peor…)

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V