¡La Opción V presente en Cracovia! Una crónica…

¡Hola a todos! Soy Martha y hace poco fui enviada desde Lima, Perú, a Cracovia, Polonia, para participar como “embajadora” de La Opción V en la última Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), y me siento impulsada a compartir con todos ustedes mi experiencia.

Personalmente debo decirles que con el tiempo —ahora tengo 19 años—, he ido descubriendo que tengo una gran misión: difundir el valor de la castidad desde La Opción V. Fue por eso que acepté el reto y viajé por casi 24 horas para poder llegar a Cracovia, donde se encontrarían miles de jóvenes que venían del mundo entero en búsqueda de Dios, en búsqueda de un amor verdadero. En esta ocasión el encuentro sería con el Papa Francisco.

Viajé con un grupo de casi 25 personas. Hicimos escala en Ámsterdam, luego en Berlín para ir en bus a Cracovia. Nos instalamos en un colegio y, después de 3 días, pudimos ir al Estadio de Cracovia, en donde se habían instalado muchos Stands para la “Feria Vocacional”. Uno de esos stands era el de La Opción V.

Luego de ubicar nuestro stand lo ambientamos con los banners que habíamos llevado. Uno decía lo siguiente:

«¡No están solos! Somos muchos los que creemos que el Verdadero Amor existe, que nos espera y que es posible encontrarlo. ¿Cómo? Haciendo una Opción Contracorriente, una Opción Valiente y Decidida: Vivir la Virtud de la Castidad».

stand

No tuvimos que esperar mucho tiempo para empezar a recibir a personas curiosas que nos preguntaban: “¿Qué es La Opción V?” Otros preguntaban: “¿Qué es la Opción cinco?”, pensando que la V era el número romano.

– “La V, respondíamos, es la letra inicial de Valor, Valentía, Vida, Virilidad, Virginidad (o segunda Virginidad), Victoria, y, especialmente, de la Virtud de la Castidad como camino al Verdadero Amor“.

En esta misión no estuve sola. Me acompañaron dos amigos de Perú, también representantes de LOV, y una nueva amiga de México, todos ellos profundamente identificados con el ideal y la misión de difundir el aprecio de la virtud de la castidad entre otros jóvenes como nosotros.

Fueron muchísimos los jóvenes y no tan jóvenes de distintos continentes que pasaron por el stand de LOV y escucharon nuestro mensaje:

La virtud de la castidad es el camino exigente, contracorriente, que lleva a encontrar y construir un amor verdadero, un amor para siempre, ese amor con el que los jóvenes soñamos y tanto buscamos. Para serles sincera, podía imaginarme un poco de lo que me esperaba, pues también estuvimos presentes en la JMJ 2013 en Río de Janeiro. Sin embargo, la realidad superó mis expectativas.

chicas1

Esta vez, estar ahí presentes fue vivir la experiencia de maravillarnos frente a la misión, que consiste en transmitir la importancia, la belleza y el valor extraordinario que posee la virtud de la castidad.

Al hablar de ella con tanta convicción y argumentos, veíamos cómo muchos redescubrían su valor y nos alentaban a seguir adelante, a seguir alzando la voz, a continuar sin desfallecer por la necesidad que tienen de que alguien les hable de esto y de esta manera. Una y otra vez nos decían:

– “No paren”, “No tienen idea del bien que hacen”, “Yo sigo la página web y la verdad es que me ha ayudado mucho”, “Cantidad de jóvenes los siguen por el buen trabajo que hacen”, “Esto se necesita”, “Hay que ser valientes para hablar de este tema”, “¡Felicitaciones!”, “Me sorprende que exista un proyecto así”, “Sigan difundiéndolo”, “Todo esto es muy necesario hoy en día”, etc.

Fue imposible no alegrarnos frente a tantos mensajes de aliento, frente a tanta alegría y a tantos ojos que se llenaban de esperanza, de paz. Unos que se nos quedaban mirando con mucha ilusión.

 

Pienso que, tal vez, muchos de ellos pensaban que para ellos “ya era tarde”, que por las cosas que habían hecho en el pasado o en las que acaso estaban enredados actualmente. ¿O cuántos pensarían que “no eran dignos” o que para ellos “ya no tenía sentido” vivir la castidad y esperar hasta el matrimonio? Acaso algunos pensaban que vivir la castidad es algo imposible, inalcanzable, que la sexualidad es algo tan natural que no se puede controlar, que la sexualidad sin límites ya es parte del enamoramiento o noviazgo, que es tonto no vivir la sexualidad cuando “todos lo hacen”. Pero al encontrarse con este mensaje, al encontrarse con jóvenes como ellos que LA ESTAMOS VIVIENDO y ver encontrar en nosotros la felicidad y paz que nos trae vivir esta virtud, entienden que SÍ SE PUEDE, que lo que importa o te define no es tu pasado sino lo que quieres construir para tu futuro, que se puede “volver a empezar” y luchar por vivir la preciosa virtud de la castidad en adelante.

chica2Y en esta lucha —porque no es fácil y es ir contracorriente todos los días— comprenden que no se trata de nunca caer, sino de luchar y levantarse siempre (si se cae), de perseverar en el empeño y de vivir la inmensa alegría que trae esta virtud: el poder amar y ser amados de verdad.

Comprenden, así, que si bien es cierto que no es camino fácil, sí es seguro.

“Casados y Felices”

En un momento se nos acercó una pareja de jóvenes. Jamás imaginé escuchar lo que nos compartieron:

– “Nosotros conocimos La Opción V en la JMJ de Río de Janeiro (2013). Desde ahí optamos por la castidad. Decidimos esperar hasta el matrimonio. ¡Hoy tenemos 4 meses de casados y estamos muy felices!”

– “¡Y seguimos viviendo la castidad!”, recalcó ella, pues la castidad también se vive en el matrimonio viviendo la sexualidad como expresión de una mutua entrega y acogida en el amor.

matrimonio

Si bien quienes hemos hecho esta opción podemos saber en teoría la importancia y los frutos buenos que trae la castidad, verlo a través del testimonio feliz de una pareja de casados es realmente alentador y gratificante. Nos termina de convencer del valor enorme que tiene el saber esperar por amor a la otra persona y a uno mismo, nos demuestra que es realmente posible hacerlo y que ¡vale la pena luchar por ello!

¡No tienes idea de cuánto me ayudó!

Antes de abrir el stand, tuve la oportunidad de ir al Santuario del Señor de la Divina Misericordia y, aprovechando que había una gran cantidad de jóvenes, empecé a regalar unas pulseras de La Opción V que había llevado conmigo.

pulseras LOV

En un momento un chico me vio y, sorprendido, me dijo:

– “¡Hola! Yo te he visto antes”.

– “¿Ah sí? ¿Dónde?”

– “No lo sé, soy de México, ¡pero te he visto antes!, y conozco La Opción V”.

– “Entonces me has visto ahí”.

– “Te cuento mi historia en unos segundos. Yo era seminarista, pero descubrí mi vocación al matrimonio, y cuando salí al mundo, me encontré con muchas dificultades para vivir la castidad. Tú sabes… Las chicas en la playa, los bikinis… pero en una de mis luchas me encontré con un video de La Opción V en Youtube. ¡No tienes idea de cuánto me ayudó! ¡Gracias por todo lo que hacen!”.

Seguro muchos tienen dificultades como la de él, pues es realmente difícil vivir la castidad hoy en día, siglo XXI, en medio de tantos mensajes eróticos, sensuales y sexualmente provocativos. También lo es porque, naturalmente, en nuestra juventud las hormonas a veces están “a flor de piel” y nos llevan a querer experimentar el placer. Por ello es difícil —pero no imposible— dominarnos y orientar nuestros deseos o impulsos sexuales al Amor, pero este chico nos demuestra que es posible, que sí se puede.

“Justo hablábamos de sexo”

Una pareja de enamorados se acercaron al stand y preguntaron como tantos otros: “¿qué es La Opción V? Empecé a explicarles y a contarles de qué se trata, que es hacer una opción libre por la castidad. Les expliqué qué es la castidad y cómo esta virtud nos libera del egoísmo y nos prepara para vivir un amor verdadero.

Noté entonces cómo me miraba con los ojos llenos de alegría y sorpresa, mientras ella estaba totalmente anonadada. No dejaba de mirarlo y de mirarme, sorprendida. Tanto fue así que decidí detenerme y preguntarles.

– “¿Qué pasa?”

– “Justo ayer hablamos sobre este tema de las relaciones sexuales y hoy nos topamos con esto. Es increíble. Tienes toda la razón con lo que dices. ¡Es cierto!

¡Estaban tan agradecidos! ¿Cuál habrá sido su diálogo un día anterior y cuál habrá sido el que tuvieron después de conocer LOV? No lo sé, pero la mirada que tenían me dejó realmente impactada. El mensaje de la castidad tocó sus corazones y los cuestionó, se sintieron tan identificados. Sin duda se dieron cuenta de sus verdaderos anhelos, y descubrieron en la castidad el camino para alcanzarlos.

“En verdad, ¿es posible?”

En otro momento un chico vino directamente al stand, intrigado por saber qué es La Opción V. Me tomó como 20 minutos hablar con él y explicarle la importancia de vivir la castidad.

Él estaba confundido. No cabía en su cabeza la idea de vivir la castidad siendo soltero, de no tener nada sexual con alguien hasta encontrar a quien sería su esposa.

– “Yo quiero terminar de estudiar medicina y viajar a distintos lugares para ayudar a las personas. No creo que una mujer quiera acompañarme a hacerlo. Generalmente, ustedes quieren casarse y quedarse en un solo lugar.”

– “No es así. Si tú tienes un anhelo en tu corazón, es realmente posible que lo alcances, que lo vivas. Dios pondrá en tu camino a una mujer que quiera vivir aquello contigo, que comparta tu mismo sueño, que esté dispuesta a acompañarte. (Le conté el testimonio de Paul Ponce, malabarista profesional que viaja por todo el mundo junto a su esposa e hijos).

“¿Por qué ningún sacerdote habla de la castidad?”

No solo jóvenes se aproximaban al stand, sino también personas mayores. ¡Es una opción universal!

Una señora se acercó al stand, como muchos, intrigada por saber qué es La Opción V. Después de explicarle me miró sorprendida y me preguntó sobre su fundador. Incluso me pidió que lo busque en internet para mostrárselo cuando le conté que se trataba de un sacerdote. ¡No podía creer lo que veía!

– “¡Sí, es un sacerdote!”, dijo emocionada.

Después de eso, me contó lo siguiente:

– “Justo ayer una amiga me dijo: ‘Si tuvieras la oportunidad de preguntarle algo al Papa Francisco, ¿qué sería?’ Yo le respondí… ‘Le preguntaría por qué ningún sacerdote habla de la castidad’. Ahora, me encuentro con este proyecto de la virtud de la castidad, el cual ha sido promovido por un sacerdote. ¡Parece que Dios me ha traído acá!

Con una sonrisa en el rostro, le respondí:

– “Y no solo la promueve en la Iglesia, sino que ha dado muchísimas conferencias en distintos países de América Latina, en colegios y universidades, a creyentes y no creyentes. Hace más de 20 años que le entregó su vida a Dios como sacerdote, y hace unos años se dedica de manera especial a la misión de trasmitir el valor de la castidad entre los jóvenes, más aun al ver que son tantos los que se alejan del Amor por tomar decisiones apresuradas, por no valorarse y andar confundidos respecto a la sexualidad.”

“Un día él afirmó: “Considero que el ser sacerdote me pone en una posición muy especial para poder llegar al corazón de los jóvenes. Mi ventaja es el conocimiento profundo que un sacerdote puede tener de los jóvenes (…) Son innumerables los jóvenes que me han confiado sus secretos, que me han mostrado sus heridas, lo que pasa verdaderamente en el interior cuando se inician sexualmente siendo tan inmaduros; ¡cuántas veces me han dicho, “Padre, esto que le cuento no me atrevo a contárselo a nadie más”! Un sacerdote puede entrar a lo más profundo del alma de las personas para curarlas con el perdón del Señor”.

Finalmente, puedo decir ¡Es verdad! Yo soy testigo de todo eso. Por medio del Padre, en la confesión, yo misma me encontré con el perdón de Dios, con su Amor y, desde ese entonces, he ido descubriendo que mi sed de amar y ser amada puede ser realmente saciada al optar por la virtud de la castidad. Yo, hace tres años y medio, opté por vivirla y, desde ese entonces, mi vida ha cambiado de manera radical, pues es una opción que me acerca a Dios, quien es fuente de Amor. Es una opción que purifica, poco a poco, mi corazón, mi mente y cuerpo, una opción que me permite amar de verdad —a mí y a los demás—, que eleva mis metas, mis sueños y estándares.

Por eso estoy convencida de que es una opción que debe seguir siendo difundida, porque el mundo necesita del Amor, porque hoy muchos viven tan confundidos, amando a los objetos y usando a las personas. Muchos se pierden a sí mismos por querer encontrar a la persona ideal. Muchos renuncian a sus principios por querer sentir un poco de amor, de afecto, por un momento, por una noche. Muchos se alejan de sus familias, amigos, de Dios, por creer encontrar en amor en una relación enfermiza y degradante.

chicas2joven1parejas

Esta experiencia en la JMJ 2016 nos ha puesto al frente de una multitud de jóvenes que necesitan que continuemos, que sigamos alzando la voz, que sigamos promoviendo el Amor verdadero, el auténtico, ¡puro! Ellos nos han alentado y nosotros, ahora, tomamos fuerzas para continuar. Después de tan hermosa experiencia en la JMJ en Cracovia, ¿cómo quedarnos callados?

¡Gracias a todos los que hacen posible esta misión!

Martha Asto, 19 años, Perú, Colaboradora Activa de La Opción V

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V, a menos que procedan de otra fuente. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V