Anónima, 16 años

Al leer un testimonio [http://laopcionv.wordpress.com/2013/05/25/cuando-empece-a-pensar-en-mi-futuro-empece-a-respetarme-a-mi-misma/] fue imposible no recordar cómo era mi vida hace un par de años. También yo hice cosas que me hicieron sentir muy avergonzada e indigna de ser hija de mis padres y de Dios. A raíz de eso, me alejé un montón de la Iglesia y de Él. No era capaz de ir a confesarme, porque tenía miedo y mucha vergüenza de mí misma y de mis actos. Sin embargo, después de todo, Dios me perdonó y logré perdonarme a mí misma. He podido ir contra mis debilidades y contracorriente. Gracias a toda la ayuda que recibí, especialmente de La Opción V, entendí lo importante que es la castidad en nuestras vidas. Por eso, ahora lucho por tener un cuerpo, un alma y un corazón puro. Hoy me siento bastante fuerte y con muchas ganas de transmitir a los demás todo lo que he aprendido. ¡Gracias por enseñarnos lo importante que es levantarse y volver a empezar!

Acompáñame a dar un tour por la nueva página web de

La Opción V