¿Qué nos mueve a levantar la voz?

Han pasado unos sesenta años desde que un famoso escritor ateo converso al cristianismo, el anglo-irlandés C.S. Lewis, hacía una denuncia que en nuestro tiempo está plenamente vigente:

«Las perversiones del instinto sexual son numerosas, difíciles de curar y terribles. Siento tener que entrar en todos estos detalles, pero debo hacerlo. La razón por la que debo hacerlo es que a ustedes y a mí, durante los últimos veinte años, se nos ha hecho tragar todos los días una buena cantidad de mentiras sobre el sexo. Se nos ha dicho, hasta que enferma el solo oírlo, que el deseo sexual tiene el mismo rango que cualesquiera de nuestros otros deseos naturales y que si tan solo abandonásemos la tonta y pasada de moda idea victoriana de que hay que acallarlo, todo en el jardín sería hermoso. No es verdad. Apenas se toman en consideración los hechos, lejos de la propaganda, puede verse que no es así». (Mero Cristianismo).

En este Blog queremos compartir nuestras experiencias, reflexiones, artículos o responder a tus preguntas para contribuir a desmitificar la GRAN MENTIRA que muchos quieren hacernos creer todos los días, la GRAN MENTIRA de que el sexo libre e irrestricto es la fuente de la felicidad, de que no tiene nada de malo y de que no trae consecuencias negativas a quienes lo practican siempre y cuando sea “seguro”.

“¿Por qué esperar, si nos amamos?”; “¿Si somos amigos y los dos nos ponemos de acuerdo, qué de malo tiene “beneficiarnos” mutuamente?”; “Ya que “todos lo hacen”, ¿por qué nosotros no?”

Muchos jóvenes hoy en día piensan así porque parece haber un “pensamiento único”: cine, radio, televisión, prensa, música, internet, publicidad, políticas liberales de educación sexual, sicólogos, profesores, etc., parecen haberse puesto de acuerdo para dar a los jóvenes de hoy este mensaje: disfrutar de tu sexualidad tan pronto puedas es la VÍA ÚNICA, la “natural”, la “normal”. Lo único que hay que hacer es aprender a usar correctamente los métodos anticonceptivos y los preservativos para evitar los embarazos indeseados y la transmisión de terribles enfermedades sexuales. ¿Y si todo eso falla? Pues todavía hay una salida: el aborto.

Somos un grupo de jóvenes que creemos que hay una alternativa y una opción distinta: esperar. ¿Quién es libre si no puede elegir al menos entre dos opciones? ¿Quién es libre cuando se siente presionado a hacer “lo que todos hacen”? ¿Somos libres cuando se nos dice que “si no tienes sexo no eres normal”?

Desde aquí algunos jóvenes queremos manifestar que nos resistimos a la IMPOSICIÓN (disfrazada de liberación) y ofrecemos una OPCIÓN, La Opción “V”.

Nosotros creemos que el Amor Verdadero EXISTE, creemos que SÍ LO MERECEMOS aún cuando nos hayamos equivocado, creemos SIEMPRE HABRÁ UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA NOSOTROS y creemos que LO PODEMOS CONQUISTAR. También creemos, seriamente, que para alcanzar ese amor verdadero el camino no es el que se nos quiere imponer, sino un camino contracorriente: el camino arduo —pero no imposible— de la castidad, entendida como la conquista de uno mismo, el dominio de los propios impulsos sexuales para orientarlos rectamente y hacer de ellos un uso ordenado en el matrimonio.

En resumen: estamos convencidos de que la castidad es el camino para encontrar el amor verdadero, y esa es la esperanza que queremos transmitirle a todos los jóvenes que, encontrándose en esa búsqueda del amor auténtico, quieran ser parte de La Opción V.

Finalmente, queremos que sepas que somos muchos, que no estamos solos, que somos una comunidad y que cuentas con nosotros para acompañarte en ésta búsqueda y en esta lucha constante.

La Opción V

0 Comments

  • 8 noviembre, 2012 By Pérez Prz

    Hola!!! Quiero felicitarlos por crear este lugar para personas que estamos en el camino de la Castidad hasta el matrimonio, ojala subieran videos para seguir orientando a tantos jovenes.

  • al fin leo algo que es muy real, ja el sexo libre es como el bichito que se estrella en la luz. es impresionante el bombardeo sexual que existe por todos lados. telenovelas, revistas, modas etc. yo siempre les digo a mis hijos todo eso es mentira hacen creer a los niños para que a ellos les despierta la curiosidad…

  • Tengo una duda
    Ustedes critican un pensamiento totalitario en favor de la promiscuidad sexual que afirma que la felicidad es incompatible con la abstinencia.

    Ahora bien
    ¿Y la gente que afirma simplemente que la promiscuidad no es incompatible con la felicidad? ¿Qué opinan al respecto?

    ¿Ustedes proponen una alternativa o consideran que su forma de entender la sexualidad es la más correcta?

    Gracias por atender mis dudas

    • 17 diciembre, 2013 By laopcionv

      Hola, ante todo, gracias por el respeto que nos muestras al hacer tu pregunta. Con gusto te respondemos. Pensamos que la promiscuidad, entendida como tener relaciones sexuales toda vez que se dé la ocasión y con diferentes parejas sexuales, lleva a perder la capacidad para amar, pues se llega a ver al otro o a la otra como un objeto de satisfacción sexual. El testimonio de muchas y muchos jóvenes nos lleva a esa conclusión. El ser humano, para ser feliz, necesita encontrarse con el amor, necesita amar y ser amado/a. Por ello afirmamos que la promiscuidad no lleva a la verdadera felicidad. Puede llevar a momentos de éxtasis muy intensos, mas no consideramos que eso sea la felicidad. Hay profundo dolor, ausencia de felicidad, cuando el hombre y la mujer se saben usados, no amados. Y eso sucede cuando hay promiscuidad.

      Pensamos que si hay gente que piensa que puede ser feliz siendo promiscua, no se ha encontrado con lo que es la verdadera felicidad. Tan sencillo como eso. Es lo que observamos. Queremos aclarar que no pretendemos juzgar o condenar a nadie. No nos creemos más que nadie, por seguir el camino de la castidad.

      ¿Proponemos una alternativa? La única alternativa es humanizarnos, aspirar a un amor profundo, y creemos que el único camino es la virtud, el dominio propio, el recto uso de un don tan maravilloso como es la sexualidad. El abuso destruye, el recto uso realiza a las personas. No vemos una alternativa intermedia…

      Saludos!

Deja un comentario