AFTER: ¿Cómo se enteran las niñas de 11 años sobre el sexo?

Soy Psicóloga, y actualmente me encuentro laborando en un colegio, ocupándome del nivel secundario. Quiero compartirles una experiencia sobre el libro AFTER, de moda desde el 2013.

AFTER es una novela española, compuesta de 5 tomos. La última se publicó en diciembre del 2015. Está siendo leída por adolescentes, en su mayoría mujeres, al menos en la Institución Educativa donde yo laboro.

La trama es la misma casi siempre: la chica buena y tranquila que se enamora del chico malo y rudo, ella piensa que lo cambiará pero termina cambiando ella, y para mal.

Sin embargo, esta novela no sólo es romántica, sino también “erótica”, o más bien pornográfica. En efecto, averiguando un poco en este sitio de La Opción V, me doy cuenta que es parte de nuestra realidad actual que la “literatura erótica” con contenido sexualmente explícito no es sino una forma de pornografía para mujeres. Y así como la pornografía visual empieza por curiosidad en los adolescentes varones, igual sucede con estos libros en las adolescentes mujeres. Las editoriales se aprovechan de su interés en historias románticas para introducirlas a la pornografía, y sí que están vendiendo a montones.

El mismo libro refiere que salió a la venta por su gran popularidad online, ya que es un libro que surgió de la aplicación WATTPAD, en la que los usuarios publican sus libros online. Los que adquieren popularidad son publicados físicamente.

Mi preocupación va hacia quiénes están leyendo estos libros, cómo tienen acceso, y cómo les estamos orientando, cuando no son mayores de edad. Me di con la sorpresa que las escolares lo hacen a escondidas, igual que la pornografía visual. Les comento un poco esto y digo que lo hacen de manera oculta, porque el año pasado lo descubrí cuando enseñando inglés en un salón vi a una alumna leyendo el libro. Me acerqué y quise leerlo, pero no me dejó y lo guardó en seguida. Yo en ese momento no le di mucha importancia.

Después, ese mismo año, en pleno examen, al decomisar libros o cuadernos que estaban en las carpetas, me topé de nuevo con este libro, que por el título no parece peligroso. Sin embrago, recordé lo que algunas estudiantes de primer año me comentaron:

— “Miss, ese es un libro fuerte… si lo leyera, se traumaría”.

Entonces, como justo me encontraba en un salón de primero y todas estaban tomando su examen, de manera cautelosa, me fui al final del salón y me puse a ojear algunas páginas, hasta que llegué al capítulo donde los protagonistas, jóvenes universitarios, tienen su primera relación coital. No podía creer lo que las estudiantes de 11 años estaban leyendo, una descripción tan explícita de esa actividad sexual: cómo se coloca el condón, cómo jadean al hacerlo, cada movimiento, en fin, no podría seguir describiéndolo. En ese momento recordé cómo una semana antes había conversado con la mamá de una chica de 12 años, quien me confesó que había tenido relaciones coitales con su enamorado de 16, y al preguntar a la mamá cómo le hablaba del tema de sexualidad a su hija me dijo:

— “No le hablo tan profundamente del tema, porque para mí es aún una niña”.

Pasaron tantas cosas por mi mente: los padres, los maestros hablando con pinzas de estos temas cuando ellas, ya por otros medios, saben más. Es por eso que hoy en día, desde que empiezan la secundaria, comienzan con las relaciones de enamorados, y el problema es que ahora las relaciones se están erotizando y sexualizando cada vez más, es por ello que tenemos que prestar mucha más atención a las niñas cuando empieza la pubertad o preadolescencia.

Conversando con las otras psicólogas de la Institución y con su tutora decidí decomisarle el libro antes de la hora de salida. Al quitarle el libro diciéndole que iba a ser evaluado por su contenido, ya que muchas estudiantes lo traían al colegio, ella dijo:

— “Pero estoy autorizada por mi mamá, ella me lo compró, no me lo puede quitar.”

Sin embargo, lo hice con el respaldo de la tutora. Al día siguiente, al citar a su mamá, me confirmó que ella se los había comprado, pero que no sabía de su contenido erótico, pues su hija solamente le había dicho que era una novela romántica y que estaba de moda. Entonces me regaló los dos tomos que tenía, diciéndome: “que se los quede el colegio, yo no los necesito en mi casa.”

Comentando esto con los demás profesores, me contaron que el año pasado las observaban leyendo ese libro, incluso que algunas en el recreo se encerraban solas en el salón mientras lo leían. Cuando en el recreo comenté que había decomisado el libro, una alumna de 2do año me dijo:

— “¿Qué Miss? ¿Ud. ha leído ese libro? No puede ser, ha roto la cadena, eso no lo podía leer ningún maestro ni padre de familia.”

Eso me cuestionó mucho más, así que continué comentándolo entre las colegas del colegio. Muchas dijeron que sí, que estaba de moda en la mayoría de colegios, que incluso sus hijas lo tenían. Se alertaron, porque saqué copia de esa hoja descriptiva y se las repartí a los tutores de todos los salones, para que entendiesen que no estaba exagerando.

Una semana después, en una reunión de padres, se los expuse también a ellos con las recomendaciones del caso: no alarmarse ni grita rles, sino más bien aprovechar esa situación como una llamada a la reflexión. Están en toda la edad de la curiosidad, ¿pero cómo las estamos orientando?

Pienso que esta también es una razón por la que las adolescentes ya no creen en el verdadero amor, porque se está deformando el significado del mismo. Si empiezan a leer eso a los 11 años, aparte de que imaginan, fantasean y empiezan a tan temprana edad a tener relaciones coitales creyendo que así es el amor, es como tomar un veneno que hace que la relación se erotice y el amor verdadero se vaya alejando cada vez más. Tanto “sexo libre”, tanto en la literatura como en el cine, las lleva a caer en un vacío total, y lo más grave es que no refleja lo que pasa en la vida real. ¡El amor es algo más que esas historias! Lamentablemente, debido a novelas de este tipo se está normalizando la relación coital ya desde los 11 o 12 años, confundiéndose el amor con uso o la búsqueda del máximo placer, cuando el amor verdadero, sincero y real, es buscar el bien del otro y su felicidad, como lo enseñan muy bien en este sitio de La Opción V.

Por último, una adolescente de segundo año me comentó:

— “Yo he visto la película 50 SOMBRAS DE GRAY con mi prima, y también he leído el libro AFTER, y comparándolo, el libro es más fuerte que esa película, ambos me dan asco”.

M.A.C.R., 25 años, Perú

Artículo escrito para La Opción V

* ¡Este Blog es un espacio creado para ti! Tú también puedes enviarnos tus preguntas, testimonio o reflexiones a laopcionv@gmail.com, con nuestro compromiso de guardar tu identidad en la más absoluta reserva. Con tu colaboración y participación podremos ser cada vez más quienes creemos que el amor verdadero sí existe, y que el camino para alcanzarlo es la castidad!

** Todas las publicaciones en este Blog son de propiedad de La Opción V, a menos que procedan de otra fuente. Pueden ser difundidas libremente, por cualquier medio, consignando siempre la fuente. Está terminantemente prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro.

Deja un comentario